31/08/2020

SOCIALIZACIÓN DE CRIPTOMONEDAS

La tecnología, entendida como el conjunto de teorías y técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico, tienen valor y sentido en la medida que colocan como centro de su razón de existencia, al ser humano y sus necesidades. El hecho tecnológico ha permitido desde los inicios de nuestra civilización la transformación del entramado social, y la configuración de nuevas formas de relaciones sociales y de producción entre los agentes económicos a nivel mundial. Esto se hace todavía más evidente cuando estamos transitando por un proceso de cambio en la concepción del dinero y del valor, de la mano de la tecnología Blockchain, el Bitcoin y las criptomonedas.

En este sentido, las ideas de dinero, precio y valor habían estado atadas a la concepción de elementos de reserva, en resguardo de alguna institución que no solo concentra estos activos, sino que también los regula en los mercados. Esta institución forma parte de un sistema mucho mayor, que se encarga de la intermediación de medios de pago entre las personas, empresas y gobiernos, impulsando la dinámica económica transaccional de las relaciones de producción de millones de seres humanos con necesidades infinitas y diversas, que asignan y aceptan precios en los mercados, como medida referencial del trabajo necesario para intercambiar un bien por otro.

La lógica antes expuesta, en manos de la tecnología Blockchain, el Bitcoin y las criptomonedas, ya no posee el mismo orden y características, debido a que la Blockchain suprime al tercero confiable o sistema financiero, creando una red de nodos validadores de operaciones de intercambio de Bitcoins, por ejemplo, entre claves públicas y privadas de billeteras digitales, que resuelven problemas matemáticos de diversa complejidad, y posteriormente son recompensados por esta acción con nuevas criptomonedas, liberadas en el ecosistema bajo la figura de incentivos, al cual se le suman las comisiones involucradas en cada operación de intercambio del bloque previamente validado en la red.

Ahora bien, nada de lo explicado hasta ahora tendría sentido sin un uso social de los medios de pago. Bien sea que se encuentren en forma física o desmaterializada, sean dinero fiduciario o criptomonedas, es su uso como medio de satisfacción de necesidades humanas, lo que le da sentido a su existencia. Es por esta razón que la socialización de las criptomonedas, se convierte en un imperativo para el crecimiento y desarrollo del ecosistema Blockchain en cualquier parte del mundo, donde una persona natural le da valor de uso al Bitcoin, por ejemplo, en la medida que otra persona natural (P2P o C2C) también lo haga, bajo la figura del intercambio por un bien, como contraprestación por un servicio recibido, o como inversión en el mercado.

Esta situación no solo involucra a las personas naturales, porque los mercados se componen de múltiples agentes económicos, y es cuando las empresas y los gobiernos también pueden sumarse al proceso de socialización de las criptomonedas, en la medida que personas jurídicas (B2B) las empleen como medios de transferencia de valor, y los gobiernos (G2G) permitan su aceptación como mecanismo válido para pagar impuestos, tasas y contribuciones. Sin embargo, es cuando las personas naturales, jurídicas y gobiernos interactúan entre sí, que se libera el máximo potencial que la tecnología Blockchain puede mostrar, al convertirse en un mecanismo eficiente de distribución y resguardo de valor, asumiendo como dinero a las criptomonedas bajo la premisa, de que dinero es todo aquello que la sociedad por consenso así determine.

De esta manera, el sumar comercios y servicios a la red Blockchain a través del uso del Bitcoin u otras criptomonedas, es fundamental para el crecimiento y desarrollo de las plataformas de intercambio, así como de los diferentes proyectos que las criptomonedas representan. Aquí es pieza clave la información y educación en materia de economía digital, uso y adopción de medios de pago desmaterializados, que rompen con el paradigma tradicional del dinero fiduciario y el sistema financiero, como institución y estructura de funcionamiento del sistema monetario. Por eso para lograr este objetivo de educar a cada vez más personas en materia de criptoeconomía, se debe poner el acento en el desarrollo de comunidades, en creación de la figura de embajadores, en el establecimiento de plataformas de compra y venta de criptomonedas, así como también, la puesta en práctica de casas de cambio virtuales, que posibiliten la transformación de estos activos digitales a otro tipo de valor.

Finalmente, la socialización de las criptomonedas pasa por el establecimiento de un ecosistema que permita la creación de los canales, espacios, instituciones, normas, acuerdos y usos de estos medios de valor digital en un mercado real, cubriendo necesidades de personas, empresas y gobiernos, de la mano de un proceso de información y educación que cimente la comprensión del cambio que representa el paso de una sociedad industrial a una digital.

NUESTROS ALIADOS

CONTÁCTANOS

DIRECCIÓN

Av Eugenio Mendoza con 2da transversal, torre Multinvest, Piso 2, Oficina 2C, La Castellana, Caracas-Venezuela.

RIF: J-310992975