05/08/2020

TODOS SOMOS GENOS

El reto del siglo XXI consiste en mantener el éxito con las tres fuerzas más profundas que actualmente influyen sobre nosotros: La velocidad, la complejidad y la incertidumbre. La complejidad de la creciente sofisticación de la cultura y la incertidumbre que esos cambios producen.

La velocidad con que cambian y suceden los acontecimientos. La complejidad de la creciente sofisticación de la cultura y la incertidumbre que esos cambios producen. Para ello se requiere de nuevas habilidades, el desarrollo de la capacidad de aprender cada vez más rápido, la suficiente flexibilidad para adaptarse a los cambios y mucha seguridad en sí mismo para enfrentar la incertidumbre, por eso, los pedagogos y científicos han estado trabajando para que podamos procesar información, recordar y crear en forma más fluida, desplegando cada vez más muestro potencial, y haciendo realidad la llegada del futuro.

El siglo pasado, por los años cincuenta, los psicólogos calcularon que usábamos de manera efectiva, aproximadamente un 50% de la capacidad efectiva cerebral, diez años más tarde, ese cálculo llegó a un 10%, para ubicarse en los ochenta, en un 1%. Durante la década del cerebro, como se llamó a los años noventa, con todos los hallazgos en cuanto a funciones cerebrales, la situaron en un 0,01%; y ahora, que entramos en el siglo XXI, con la ciencia de avanzada, se demuestra que esto no ha sido porque la capacidad se ha deteriorado, sino que se ha avanzado en la medición de las capacidades del cerebro, para llegar ahora a una maravillosa conclusión: tenemos un supercerebro, y muchas veces no lo usamos eficientemente.

Esta apasionante exploración de nuestras posibilidades, llevó a muchos especialistas, a diseñar estrategias y proporcionar herramientas para que fuéramos más eficientes en el proceso de aprendizaje y en otros momentos importantes de nuestra vida, tales como, toma de decisiones, solución de situaciones, y en general, en nuestro desempeño en múltiples experiencias de la vida, de manera tal que podamos aprovechar al máximo las capacidades con las que fuimos dotados al nacer.

Empecemos entonces:

¿Sabes que, sin importar la edad, si comienzas a usar tu cerebro ahora mismo, te puedes convertir en un superaprendiz?

¿Sabes que se aprende a pensar?

¿Sabes que la inteligencia está plegada dentro de ti y que se puede desplegar?

¿Te sientes con plena disposición para aceptar el reto y entonces convertirte en un verdadero ser del Siglo XXI?

El matrimonio de la neurofisiología con la pedagogía, ha dado como resultado, numerosos hijos que han contribuido a elaborar y aplicar estrategias que “desenrollen” las inmensas potencialidades que moran en el cerebro de las personas, disciplinas como el superaprendizaje, la sugestología, la Programación Neurolingüística, el coaching, la musicoterapia, el desarrollo de las habilidades del pensamiento, entre otras, han contribuido a hacer más amigable el proceso de aprendizaje, tornándose más ágil, flexible, lleno de alegría y eficiencia.

El aprendizaje es una maravillosa aventura que dura toda la vida.

Sembremos la semilla del genio, para recoger los frutos.

NUESTROS ALIADOS

CONTÁCTANOS

DIRECCIÓN

Av Eugenio Mendoza con 2da transversal, torre Multinvest, Piso 2, Oficina 2C, La Castellana, Caracas-Venezuela.

RIF: J-310992975