CÓMO SE REINVENTÓ LA HERTZ DURANTE LA PANDEMIA

Hace 17 meses, la pandemia había obligado a Hertz, la compañía más grande de renta de vehículos en EE.UU después de Enterprise Holding Inc, a declararse en bancarrota y a empezar a liquidar parte de sus bienes para pagar sus deudas. Eran tiempos complicados para la compañía y su situación no se resolvió hasta principios de 2021 cuando fue comprada por Knighthead Capital Management y Certares Management. 

Tras varios ajustes y negociaciones, salieron de la bancarrota y comenzaron una nueva era con la que buscan hacer una revolución dentro del mundo del alquiler de vehículos. Su plan para lograrlo consiste en una cosa: electrificarse para combatir al cambio climático.

Así lo anunciaron este lunes 25 de octubre cuando Hertz informó que había comprado 100 mil vehículos eléctricos a Tesla, la mayor compra en lote de este tipo de vehículos en la historia.

«Nuestro enfoque es muy estratégico y deliberado en términos de cómo queremos renovarnos y, con suerte, cómo queremos renovar a la industria (…) En vez de preguntar por qué, preguntamos por qué no».

La compra representa un décimo de lo que puede producir Tesla anualmente. Ha llevado a la compañía a subir en el mercado, alcanzando el billón de dólares en capitalización, y les ha representado un total de 4.2 millardos de dólares en ganancias. En este último punto hay un detalle interesante y es que Hertz no recibió ningún descuento en la compra, algo normal dentro de las transacciones entre las compañías de alquiler y las de vehículos, pero en este caso se debe a que Hertz quiere incentivar a los productores de vehículos eléctricos para que así siga creciendo la industria

Siguiendo con su estrategia, la compañía permitirá a sus usuarios conectarse a la red de estaciones de recarga de Tesla y comenzará a construir las suyas, todo esto con la meta de ir reduciendo la contaminación e incentivar a la población a colaborar en la lucha contra el cambio climático.

“Nuestro enfoque es muy estratégico y deliberado en términos de cómo queremos renovarnos y, con suerte, cómo queremos renovar a la industria (…) En vez de preguntar por qué, preguntamos por qué no”-Marks Fields, CEO interino de Hertz.

Pero el plan no se detiene aquí. Este miércoles, Uber y Hertz cerraron un acuerdo para que la compañía de alquiler disponga de 50 mil vehículos para que los de Uber puedan rentarlos a bajo costo y usarlos para realizar carreras, abaratando los costos de estas operaciones debido a que no va a ser necesario que los usuarios compren un carro para poder trabajar como Ubers.

“Es el momento de darle una recuperación verde después de la pandemia”– Dara Khosrowshahi, CEO de Uber.

Esta unión de Hertz llega también con Carvana, uno de los mercados más grandes de vehículos en línea. El acuerdo busca crear un mecanismo con el que los usuarios de Uber puedan rentar su Tesla de forma rápida y sencilla, a su vez de maximizar ganancias para Hertz. De esta forma, Carvana ganaría en comisión y Hertz podría hacer que un mismo vehículo sea usado para rentar un fin de semana y como Uber entre los días laborables.

En medio de una campaña gigante que se está haciendo desde buena parte de los gobiernos y organismos internacionales, esta decisión de Hertz supone un paso más a un nuevo mundo menos contaminado y donde los vehículos eléctricos sean los principales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat