LA DELGADA LÍNEA ENTRE LA REALIDAD Y LA CIENCIA FICCIÓN

El arte, la ciencia y la literatura han hecho predicciones acertadas sobre el futuro, a tal nivel que hoy en día tenemos a nuestro alcance dispositivos inimaginables que sólo existían en obras ficticias hace unos años.

Podemos decir que la mayor parte de nuestra realidad ha sido fruto de la ciencia ficción, pues vemos autos inteligentes, drones, asistentes inteligentes, robots, impresoras 3d y muchos otros ejemplos de objetos inteligentes, materializados en nuestra vida.

Como género literario, la ciencia ficción explora universos reales y los presenta como una realidad cotidiana. Los acontecimientos y relatos suelen reflejar preocupaciones de los seres humanos, presentan una crítica social y exploran la ciencia, la tecnología y consideran avances de las ciencias sociales y naturales, alejándose de la realidad para presentar hechos con algún elemento futurista. Estos, suelen construirse a partir de exageraciones de las costumbres, sociedades o tecnologías de la actualidad.

Estas situaciones que vemos en tal género literario, invitan a plantearnos el papel que cumplimos los seres humanos en este mundo y el significado de la vida.

El término ciencia ficción empieza a usarse para 1926 en la revista norteamericana “Amazing stories”, en la cual se publicaban cuentos de autores que hablaban de características comunes de la ciencia. Frankenstein, se considera la primera novela de ciencia ficción, en ella había un gran avance de la tecnología y la medicina, así como se permitían explorar ámbitos sobre los que temían para la época (la muerte, la soledad, la opresión, etc). La mayoría de los planteamientos científicos que se encuentran en el libro existen hoy en día gracias a los avances de la medicina.

Aldous Huxley, escritor y filósofo, se interesó por el avance de la ciencia en cuanto a la procreación, con la obra “Un mundo feliz”, un libro que demuestra que los seres humanos se reproducen en tubos de ensayos. Para inicios del siglo XX, la ciencia ficción se trasladó a gobiernos autoritarios y totalitarios con novelas como “Nosotros” de Yevgueni Zamiatin o “1984” de George Orwell. Para entonces, el interés se enfocaba en los gobiernos que se presentaban como defensores del pueblo pero se convirtieron en totalitarios. Más adelante, con la llegada del hombre a la luna, autores como Isaac Asimov y Ray Bradbury, se preguntan sobre la idea de manejar otros posibles mundos.

En este tipo de obras, la tecnología cobra valor, en particular, una inteligencia artificial creada por el hombre, capaz de aprender por sí misma, pensar e incluso sentir emociones. El filósofo Descartes, se preguntaba qué distingue la inteligencia de una máquina de la de un hombre. Lo que nos lleva a preguntarnos ¿Qué nos hace humanos?

Las máquinas hoy en día son capaces de actuar como nosotros, no solo limitándose a trabajos mecánicos, por ello, surge con los primeros ordenadores y máquinas industriales, el sentimiento de inferioridad ante las máquinas, útiles en millones de aspectos, e incluso capaces de reemplazar a las personas en ciertas tareas.

Algunos pioneros en la ciencia ficción, han expuesto los peligros de las ciencias artificiales con obras en las que muchas veces, las máquinas son entes conscientes y que actúan de forma lógica para actuar en pro de su supervivencia. Esa forma analítica de pensar es lo que ocasiona que cuando el ser humano se convierte en un problema, la solución más sencilla para estos artefactos, es eliminar a las personas como especie. Con ello, surgen historias de problemas sociales complejos, deshumanizantes, y de lucha de clases, casos que hemos visto en infinidad de videojuegos y productos audiovisuales.

La convivencia entre personas y robots inteligentes ha sido comparada con la relación entre clases privilegiadas y las explotadas, es decir, el miedo a que las clases desfavorecidas se rebelen contra sus opresores.

Más allá de ello, los avances de la tecnología vistos en este tipo de historias, no se pueden dejar pasar. En los años 60, el capitán Kirk de “Star Trek”, utilizaba un dispositivo móvil para comunicarse de forma remota. “Odisea del espacio” (1968), mostraba cómo los astronautas de la nave espacial Discovery One, usaban computadoras de mano, y en esa misma película, se muestra un asistente virtual llamado HAL 9000, el cual controlaba la nave. En el episodio IV de “Star Wars” (1977), la princesa Leia se proyectó a través de un holograma.

Carros que se manejan solos, drones, robots, nanobots, viajes en el tiempo e interplanetarios, intervención en la medicina, el world wide web, hacking, la realidad virtual, videollamadas y los relojes inteligentes son otros ejemplos que se han visto en obras de este tipo.

Por los avances de la ciencia, podemos considerar que como seres humanos, hemos hecho realidad muchas ideas que en algún momento fueron consideradas netamente como ficción, pero hoy en día, algunas de ellas, han contribuido a grandes avances en el mundo.

Posiblemente, más adelante veamos normales objetos que hoy en día sólo están presentes en series películas o libros.

Muchas veces consideramos que nuestras ideas son descabelladas pero la historia ha comprobado que proyectos impensables para épocas pasadas, en la actualidad no son una locura, contrario a ello, se les ha dado un uso funcional. Podemos ser innovadores con estas ideas, tal como los autores visualizaban una realidad fantástica de avances tecnológicos. Si tienes una gran idea o proyecto, no lo descartes, puedes hacer grandes cambios con ello a través de la innovación y la creatividad. Aprende a desarrollar tus planes con Ciexpro, únete a la comunidad de emprendedores e innovadores que podrán cambiar el futuro hoy.

CONTENIDO MULTIMEDIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat