LA NUEVA METRÓPOLIS DEL FUTURO

 

Actualmente, la mayor parte de la población es residente de ciudades que, gracias a la tecnología, han cambiado sus formas de vida, similares a las historias de Volver al futuro o Los Supersónicos.

Tras la digitalización, se genera una nueva forma de ver e interactuar, que conecta con los habitantes, la sociedad y las tecnologías de la información, usando datos y desarrollando aplicaciones con un grado de complejidad alto, para administrar y mejorar la calidad de vida de las personas continuamente; las Ciudades Inteligentes.

Hablar de Ciudades Inteligentes o Smart Cities, contempla diversos aspectos que llevan a un impacto de soluciones vinculadas con la vida de la sociedad; tiempo, reducción de tiempos de espera, emisiones contaminantes, combustible, atención médica y muchos otros.

Es un concepto reciente y su definición aún está en discusión. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, una “Ciudad Inteligente” es aquella que coloca a las personas en el centro del desarrollo, incorpora las tecnologías en la gestión urbana estimulando la formación de un gobierno eficiente que incluya procesos de información colaborativa y participación ciudadana. Al promover un desarrollo integrado y sostenible, las Ciudades Inteligentes se tornan más innovadoras, competitivas, atractivas y resistentes.

Su complejidad abarca diferente ámbitos o áreas, pues busca implementar herramientas tecnológicas fundamentadas en las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC´s), que permitan potenciar competencias como aprendizaje, apertura a los cambios, flexibilidad y creatividad en los ciudadanos, y así puedan aprovechar los beneficios que estas ciudades ofrecen.

Un componente fundamental para estas ciudades, además de la digitalización, la robotización, la Inteligencia Artificial y la tecnología 5G, es el Internet de las Cosas (IoT), que permite interactuar, monitorear, controlar y otorgar información que puede ser utilizada por diversos servicios y usuarios finales, permitiendo mejorar el posicionamiento global y el seguimiento de procesos.

Las Smart Cities, con la posibilidad de análisis de condiciones de información, generan soluciones y ofrecen múltiples mejoras a la calidad de vida de los ciudadanos, a continuación, un listado de algunas de éstas:

– Seguridad, con un sistema que funciona para reconocer delincuentes y prevenir delitos en las zonas donde se implementan tecnologías de este tipo.

– Preservación del patrimonio, pues se controlan condiciones ambientales a través de censores, ahorrando precios de restauración.

– Movilidad inteligente, es decir, sistemas de transporte seguros y sostenibles y funcionamiento de las vías públicas, en la que se pueden conocer las mejores rutas, no solo en función de las vías sino en las incidencias de la ciudad, ya que permite conocer todos los flujos de población en una ciudad.

– Incluso en parámetros que necesita una empresa para ofrecer la mejor opción a sus clientes sobre publicidad y marketing.

– Mejora la economía, repotenciada por servicios tecnológicos.

– Un ambiente inteligente, que es una solución a una de las mayores preocupaciones de hoy en día.

– Un gobierno inteligente, mejorando la gestión de la ciudad, gracias a la abundancia de información oportuna.

– Permite mejorar la accesibilidad de personas con discapacidad, crear plataformas abiertas a la participación ciudadana, apuestan por la gestión eficiente de energía.

– Vida inteligente y el entorno que rodea al ciudadano, en favor de su seguridad, espacios culturales, educativos y de más.

En Finlandia, el país más seguro y feliz del planeta, se encuentra Espoo, la ciudad que ha ganado el reconocimiento como la comunidad más inteligente del mundo. Es el hogar del ecosistema de innovación más grande de Europa y la más sostenible a nivel ecoambiental. Es una ciudad con buses robot, totalmente autónomos. Además, de ser sede de Nokia, empresa que elabora un proyecto con postes de luz inteligentes que funcionan también como antenas 5G, con cámaras de vigilancia integradas y otras funciones.

España también es un referente. El país cuenta con más de 60 ciudades inteligentes, son líderes en conectividad, exportan tecnología y experiencia internacionalmente y su Plan de Ciudades Inteligentes moderniza y sorprende socialmente cada día.

Gran parte de los esfuerzos de estas ciudades que se basan en la conjugación de tecnología y sostenibilidad, se orientan al sector público, la empresa privada, instituciones educativas y ciudadanía, basándose en un esquema de confianza y comunicación abierta, lo cual es considerado el camino al futuro, contrario a encasillarse en las formas habituales de trabajo. De esa manera, reflexionamos que el primer paso para mejorar el entorno es cambiar individualmente, en favor del bienestar común.

En un mundo interconectado que hace uso de la combinación de necesidades y tecnologías inteligentes disponibles, existe una demanda imparable de nuevos productos que ayuden al desarrollo constante, lo que significa que el desarrollo de ciudades inteligentes aumentará cada día y transformará el mundo como lo conocemos hoy en día.

CONTENIDO MULTIMEDIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat