¿ES NECESARIO UN NUEVO CAPITALISMO?

Actualmente estamos viviendo una transformación en muchas áreas de nuestras vidas, dentro de las que incluimos un nuevo modelo: el capitalismo consciente, no voraz e insaciable, en la que la economía colaborativa es principal aliada, donde se aprende a trabajar de una manera solidaria y basándonos en los valores humanos.

¿Te has preguntado sobre los problemas que trae el capitalismo? tal vez, el actual modelo del capitalismo podría ajustarse a las necesidades del público para ser más efectivo, más equitativo y más humano.

Autores del libro Capitalismo Consciente, John Mackey, fundador y gerente general de Whole Foods y Raj Sisodia, profesor en Babson College, explican en su obra, cómo el capitalismo se ha convertido en uno de los mayores problemas mundiales; desigualdad social. También explican que hay líderes que piensan que esto debe ser al contrario, poniendo al capitalismo como una solucion, utilizando los negocios para elevar a la humanidad.

Para llevar a cabo un negocio es imprescindible tener en cuenta que debe existir una transacción voluntaria que genere bienestar en ambas partes; en función de los valores de la empresa y en el impacto del mundo.

La teoría del capitalismo consciente sugiere que la libre empresa es el sistema más poderoso de cooperación social y progreso humano, y que puede aportar más soluciones si se explota de manera adecuada para hacer un impacto positivo. Es una diferente alternativa de hacer negocios, en función de un beneficio colectivo.

Tiene cuatro principios básicos:

  1. Propósito superior: un enfoque mas allá de generar ingresos, que logre motivar e involucrar a los grupos de interés; una experiencia. Dar valor al proceso a través de un sentimiento. Al buscar un proposito elevado, se encontrarán colaboradores y lo mas importante; aliados, que se convierten en colaboradores voluntarios, quienes trabajarán de manera intrínseca, desde la compasión y los valores humanos.
  2. Orientación a grupos de interés: crear valor y culturas que invitan a las personas a estar orgullosas de hacer lo que hacen, integrar a los grupos de interés en la toma de desiciones. Cumplir con todos y orientar esfuerzos para beneficiar a todos los grupos de interés: colaboradores, proveedores y clientes y no solo buscar el beneficio de los inversionistas.
  3. Liderazgo consciente: armonizar los objetivos. Es un liderazgo positivo al servicio de las personas, que impulsen a los colaboradores a realizar el trabajo y a hacer ver a los clientes el valor de la empresa. Tener claro que debemos servir a la empresa desde sus valores, teniendo presente que el beneficio debe ser social, centrarse en cómo desarrollar y producir bienes o servicios que mejoraran la vida de las personas.
  4. Cultura consciente: conectar entre sí personas, procesos y experiencia. Tener una cultura consciente, no solo en las prácticas internas de la empresa sino el trato digno y justo con los colaboradores, los proveedores, los clientes y el cuidado del medio ambiente y del planeta.

Además de estos elementos combinados, no se deben descuidar las habilidades escenciales, conocidas como blandas, que ayudan a comunicar estos procesos, es de esa manera que este paradigma evolutivo crea valor de manera simultánea.

Este concepto sirve como guía para la toma de desiciones, pues crea valor en busca del intercambio voluntario entre dos personas para que hagan un negocio, persigue que las personas den lo mejor de sí mismos para alcanzar objetivos, coopera con la reducción de la pobreza a través de la generación de prosperidad y se enfoca en guiar a los emprendedores para hacer un mundo mejor, conscientizándolos en la responsabilidad.

Una empresa nace, crece, se desarrolla e innova para no morir, no se les puede exigir nada a las organizaciones, pues están enfocadas en crecer individualmente, pero de acuerdo con esta teoría, si te apegas a los valores universales y te preocupas más por los clientes y colaboradores en lugar de exclusivamente por los accionistas y dueños de la empresa, lograrás hacer negocios de manera correcta y tener un alto nivel de ganancias.

Las empresas japonesas son pioneras en políticas de innovación empresarial y en aplicar este sistema. Luego de haber evaluado las consecuencias que han traído las crisis económicas y de haber enfrentado y estar constantemente expuestos a fenómenos ambientales, que también traen grandes consecuencias, se han centrado en invertir en la comunidad principalmente y no toman en cuenta como única prioridad el hecho de generar ganancias.

El desarrollo de sus compañías se centra en tres aspectos fundamentales arraigados a la cultura de este país:

–      Longevidad: procuran que las empresas se mantengan a través del tiempo, desarrollen planes estratégicos y no se estanquen, un ejemplo de ello son las firmas conocidas como Toyota, Canon, Suzuki, Toshiba, Panasonic, con una amplia trayectoria y siguen en funcionamiento.

–      Liderazgo: un punto clave en circunstancias adversas, se guian por una estrategia inside out. Una perspectiva crecimiento que nace en el interior de la empresa y se extiende hacia afuera. Para ellos es importante escuchar a su líder, quien está concentrado sobre todo en las creencias y valores humanos. 

–      Empatía: es parte de la tradición cultural del país, las empresas toman en cuenta la situación de sus similares, es por ello, entre otras razones, que las grandes compañías japonesas siguen en pie hoy en día.

Son características que marcan notables diferencias en los planes de desarrollo corporativo de los japoneses y que aplican las empresas de Occidente. Además de ello, las empresas japonesas procuran no volver a cometer errores del pasado, relacionados con abuso laboral y contaminación ambiental.

Recientemente, investigadores comprobaron que las empresas que operan bajo capitalismo consciente superan 10,5 veces al mercado y también superan a la competencia.

Las sociedades permiten que las empresas funcionen en la medida que les otorguen valor a la comunidad, por ello, un verdadero emprendedor busca problemas y desarrolla soluciones, dependiendo de la etapa en la que esté el negocio, actúa frente a ello, utilizando el capital sabiamente y se concentra en hacer negocios de manera consciente.

CONTENIDO MULTIMEDIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat